miércoles, 11 de mayo de 2011

el amor de nuestros mayores

 
me preguntas, qué estoy pensando,
pues mira corazón,
estoy pensando que estoy muy emocionada porque me encanta la gente mayor y se que les debo mucho, 
entonces que menos que darles mi cariño siempre que pueda.

Crecí escuchando a una gran mujer que fue mi abuela Manuela, su bondad endulzó mi vida...aprendí tanto de ella.

Crecí con el buen humor de mi abuelo Enrique, reímos tanto juntos, nos quiso tanto...aprendí que el corazón no tiene límite alguno.

Crecí con las prisas y el carácter fuerte de mi abuela Anita, aprendiendo a leer el cariño entre las líneas duras de su rostro de campo...aprendí a usar mi orgullo y a estar segura de pisar fuerte gracias a ella.

Crecí escuchando cosillas de mi abuelo Pere, de como me quería y me mimaba...y le he tenido conmigo en abrazos de osos dulces y tiernos...aún no estando ha vivido siempre a mi lado. 
 con todo mi cariño, mil besos de los míos, de corasong

9 comentarios:

  1. Mil besos de corazón también para ti amiga. Entrañable reflexión. Estoy convencida de que si la gente hubiera tenido más amor de niños, habría menos violencia. Besosss

    ResponderEliminar
  2. estoy totalmente de acuerdo contigo Nunci de mi corasong y es justo por eso que estoy como las niñas chicas deseando que llegue el domingo para darles una tarde inolvidable a los abuelicos y las abuelicas de la residencia.

    un premio a todo el amor repartido.

    besicos por miles de los míos...de corazón

    ResponderEliminar
  3. Tenéis noticias en el blog del Encuento. Por favor, entrad y decidme si os apunto a la visita guiada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha emocionado abras sobre un "crecí", así es, somos lo que ellos y ellas fueron,

    Siempre crecerás, floreciendo para todos, mayores y jóvenes.

    Eres un ángel con alas en la melena azabache pura.

    Muchísimos besos de verdad,

    ResponderEliminar
  5. Os he visto en facebook Ana, y he disfrutado con vuestras letras. Las personas mayores tienen tanto para enseñarnos, tanto amor y tanto tiempo para compartir... no entiendo como en muchas ocasiones se les hace a un lado.
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. De ahí, el alma puesta llevas, en vestido emocional, arraigado en piel, de creencias, enseñanzas...

    Gracias Anna, por compartir.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Xary,

    se que te hubiera encantado estar allí, se que tienes una sensibilidad más allá de lo común, se que tienes un corazón grangde, grangde, se que eres gente, gente humana.

    sabes? en un momento cuando andábamos recogiendo cosillas pá cá y pá llá, pues escuché a una señora que iba comentando a otra mientras trasladaba su silla: "mi hija habrá tenido alguna cosilla que no la ha dejado venir esta tarde"...se me encogió el corazón, pero no por la mujer que realmente como madre no le tenía en cuenta a su hija nada, sino pensando en nosotros y nosotras los hijos y hijas que un domingo por la tarde amén de algún problema, no podamos llamar o simplemente correr y pasar a dar un beso de cinco minutos a una madre que nos espera.

    vivimos muy deprisa Xary, mucho, demasiado...a veces nos olvidamos que somos personas.

    te mando miles de besos de los míos, de corasong.

    ResponderEliminar
  8. gracias Vicente,

    también gracias a ti porque sabes de qué hablo, tú también conoces de tradición y de aprecio a la gente mayor.

    tú también sabes dejarte la piel en ellos, un saludo amigo mío.

    ResponderEliminar

te mando besos de los míos, de corazón, gracias